Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Mao, en el estadio Santiago Bernabeu: la hipocresía de Occidente con China

25 agosto 2015 - 10:56 - Autor:

La primera vez que fui a comer en el restaurante Zen Market situado dentro del estadio Santiago Barnabeu me quedé sobresaltado: había un busto enorme en la entrada principal.

Era Mao.

Cada día decenas de personas comen o cenan en este restaurante chino, con vistas al césped del Real Madrid. Algunos se hacen selfies con Mao y todo. Otros pasan junto al busto como si nada.

Para mí, el hecho de que un busto de Mao siga presidiendo un restaurante en Madrid revela la hipocresía de Occidente con China, y de Florentino Pérez con el mercado asiático.

China es un país sin derechos elementales, sin seguridad laboral, sin libertad de expresión. Es un país que ha arruinado muchas empresas españolas (y occidentales) copiando patentes, robando ideas  y fabricando productos mediante un régimen de explotación obrera, a precios de esclavitud, y que luego exporta a Occidente.

Es un país que exporta mano de obra barata, abriendo tiendas y restaurantes, saltándose las normas de cada país, compitiendo con otras tiendas locales y arruinándolas.

Es un país que está esquilmando los recursos naturales del planeta, devastando bosques en Siberia (comprando madera como quien compra bolsas de patatas), jade en Birmania, soja en Argentina, o contaminando a sus propios ciudadanos con fábricas que no guardan las normas más elementales de control.

Si alguien tiene dudas, que lea los libros escritos por dos periodistas españoles llamados Juan Pablo Cardenal y Heriberto Araujo. La imparable conquista china y El imperio invisible (Planeta).

Es un país que ha hecho ensayos nucleares cuando le ha dado la gana y sin que ningún grupo antinuclear se acercara a protestar (en Lop Nur, en los años 90).

Y encima, es un país donde se sigue mostrando el retrato del dictador que más personas ha aniquilado en el mundo: Mao Zedong. Por hambre, por ejecución, por pensar de forma diferente, o por oponerse al Partido Comunista Chino, Mao ha sido el criminal más perverso de la historia. Un grupo de historiadores franceses, haciendo un alarde de honestidad, escribió hace años El libro negro del comunismo, donde se volcaban todos estos crímenes, y donde se le calificaba del mayor criminal de la historia: 75 millones de muertos por su culpa.

Mao además financió a regímenes asesinos en Asia y provocó la persecución y la muerte de millones de personas fuera de su país. Invadió el Tibet en los años 50, y Occidente sigue callado.

Ese mismo Mao es el que figura a la entrada del restaurante Zen Market, en el estadio Santiago Bernabeu, la sede del Real Madrid.

Eso demuestra la hipocresía de Occidente: nos encantan los productos baratos chinos, nos encanta vender a los chinos nuestros coches y nuestros bolsos de lujo, nos encanta que nuestros futbolistas hagan partidos de exhibición en Pekín y venderles camisetas.

China es un mercado tan gigantesco, 1.300 millones de personas, que lo mejor para los occidentales es pasar por alto esas tonterías como los retratos de Mao, los bustos de Mao y las camisetas de Mao, que muchos jóvenes occidentales llevan como souvenir.

(La foto de Zen Market es cortesía de TripAdvisor).

 

 

Entrevista con dos periodistas que escribieron un libro sobre China

-¿Qué pasa en China?

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas