Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Corea del Norte, el país espectáculo donde todos son actores

11 octubre 2015 - 11:32 - Autor:

Estuve viendo ayer un rato en directo por YouTube el desfile militar que conmemoraba los 70 años del Partido de los Trabajadores de Corea. Como a todos, a mí también me gusta ver la precisión coreográfica de cientos o miles de personas en festivales, olimpiadas y desfiles.

Pero este desfile lo vi a través de los ojos de Hyeonseo Lee, la disidente norcoreana que acaba de lanzar en español su biografía titulada “La chica de los siete nombres” (Península).

Cuando entrevisté a Hyeonseo hace unas semanas, me dijo que conocía los estragos de los desfiles de su país. Para exhibir esa perfección es necesario ensayar mucho. Pero esa versión exagerada del paso de la oca supone dar unos golpes tan violentos en el suelo, que las piernas acaban por sufrir problemas graves al paso del tiempo. También me dijo que el movimiento que hacen con los brazos de un lado a otro del torso es tan violento, que los órganos van de una parte a otra sin descanso y tarde o temprano les pasa factura.

Los desfiles de Corea del Norte me recuerdan la historia del príncipe Potemkin. Para que la reina Catalina no viera la pobreza de las villas rusas, el príncipe mandó a construir paisajes de cartón que ocultasen la realidad.

El gobierno norcoreano ha hecho lo mismo. A través de esos desfiles singulares que se retransmiten a todo el mundo y recogen los telediarios, dan la imagen de un país unido, auténtico y temible. Temible seguro que lo es. Pero unido, lo dudo. Es una unidad artificial lograda por la fuerza de los campos de concentración, el espionaje, la represión y la falta de libertad.

Es un país pobre con un PIB escandalosamente bajo en comparación con sus vecinos del sur. Es un país donde se pasa hambre.

Y de auténtico, nada. En las imágenes hay algo que sorprende: las personas del público o los soldados que espontáneamente vitorean al máximo líder no lo hacen como uno está acostumbrado a ver en otros países. No son espontáneos. Tienen los mismos gestos. Actúan. Se nota que han sido aleccionados para que saluden al líder. Me pregunto qué pasaría si se negaran.

Todo forma parte de un inmenso montaje. Un falso paraíso.

Una de las pruebas de esta sumisión la vi en un vídeo de otra gran parada militar. Después de los primeros momentos, los miles de personas que estaban presentes se quedaron callados durante diez minutos para esperar la llegada a la tribuna de Kim Jong-un. Era un silencio orquestado. Era un acto religioso antes de la consagración de Kim. Y cuando apareció, todo el mundo estallo en gritos.

Algunos en Occidente siguen pensando que los periodistas exageramos. O que no conocemos la realidad porque no hemos estado allí. Hace tiempo, un equipo norteamericano de Vice entró en el país. En un momento, les dejaron acudir a una especie de cibercafé (sin café). Un montón de gente estaba navegando con libertad por internet. “¿Ven? Aquí también hay libertad”. De repente, a un camarógrafo se le ocurrió hace un plano corto de las pantallas. Y resultó que los norcoreanos libres no movían el ratón, no tecleaban y no cambiaban de página. No hacían nada. Solo mirar la pantalla.

Un país espectáculo donde todos los ciudadanos son actores. Es un país controlado. Un país obligado a prestar obediencia a una monarquía hereditaria inútil.

Steve Jobs, el fascinante mago del ‘storytelling’ en el mundo de los negocios

9 octubre 2015 - 9:20 - Autor:

 

Hoy coinciden dos eventos que están relacionados con Steve Jobs: se estrena en EEUU una película basada en su vida y se ponen a la venta en España los últimos modelos de iPhone, el revolucionario teléfono que presentó en 2007. Además, esta semana se cumplieron cuatro años de su muerte.

Steve Jobs es de los pocos empresarios que ha pasado a la historia como una leyenda. Como alguien que conocerán las futuras generaciones.

No sabemos quién lleva General Motors. No conocemos la cara de hombre que lanzó La Casera. No tenemos ni idea quién inventó el Volkswagen.

Pero sí seguiremos asociando la cara de Steve Jobs con la de la innovación, la lucha, el perfeccionismo, la obsesión y sobre todo, por haber convertido unos productos en talismanes, unos clientes en feligreses y una marca en un icono. Casi una religión.

Eso lo logran muy pocas personas en este mundo. Por eso se ha hecho una película con su vida.

La película dedica varias escenas electrizantes a algo que Steve Jobs hacía con una maestría inimitable: hablar en público y contar historias. Se dio cuenta de la importancia de las presentaciones, y por eso las preparaba como si fueran una mezcla de actos de magia con el relato de una película. Espectáculos.

La puesta en escena, los primeros segundos, la intriga, la caja de sorpresas, el momento del éxtasis… Todo presentado como un cuento formidable y con la técnica de los mejores magos.

Las presentaciones del iPhone,del iPad, del Macbook Air y de muchos productos tienen millones de visitas en YouTube porque Jobs usaba los elementos de la magia y del cuento para causar un impacto emocional a su audiencia. Drama con magia.

Eso es lo que se llama storytelling y que ahora demanda todo el mundo: desde anuncios, hasta vídeos vitales, memorias de empresa o páginas web. Por favor, cuénteme un cuento. Cuente una historia. Impresióneme. Asústeme.

La historia que mejor contó Steve Jobs fue la historia de su vida. Es el discurso académico en la Universidad de Stanford en 2005. Vestido con la toga de la universidad en la cual nunca estudió (nunca terminó sus estudios), Jobs empezó diciendo esto: “Voy a contarles tres historias”.

La primera historia era la de su orfandad: sus padres biológicos lo entregaron a una familia y se olvidaron de él. La segunda historia es cómo montó Apple, como lanzó los primeros productos y cómo en 1985 le echó el consejo de la administración. Luego le llamaron para enderezar la empresa, que perdía dinero, y hoy es el gigante mundial que conocemos.

Y la tercera es el cáncer de páncreas que le detectaron. Le enseñó a vivir “cada día como si fuera el último”. Fueron tres historias que impresionaron a todos los estudiantes. Les asustaron.

Todo lo que hizo y dijo Steve Jobs se sigue estudiando en las escuelas de negocios. Hay centenares de libros explicando sus métodos, su estilo de dirección y sus manías. Hay libros que relatan su técnica de hablar en público. Y hay una biografía que describe de forma exhaustiva sus pensamientos, sus comentarios y sus frases más íntimas.

Pero sin duda, una de las frases más perdurables, es aquella con la que terminó su discurso de Stanford –”Stay hungry, be foolish” (sed insaciables, sed inconformistas).

Es la definición del emprendedor innovador.

¿Por qué a los expertos les encantan los bailes de Obama y no los de Soraya?

7 octubre 2015 - 19:51 - Autor:

Poco antes de las elecciones de 2008, el senador demócrata por Illinois Barack Obama se marcó un bailongo en el programa de Ellen DeGeneres.

Vean el video más abajo: ese swing solo lo tiene Obama. Una maravilla, a pesar de que cuando entra y da un golpe al punching-ball se le escapa el reloj, el cual recoge sin que nadie se dé cuenta.

El video sigue siendo puesto como ejemplo de un candidato a presidente que ‘conecta con el pueblo’. Los políticos en EEUU cantan, bailan, cuentan chistes y todo eso causa buena impresión en los expertos españoles porque claro, América es así. Son tan simpáticos.

Pero cuando a un político español como la vicepresidenta se sale de su marco aburrido, gris y repeinado, los mismos expertos salen a criticar. “Oh, por favor, qué ridículo”. “Vaya espectáculo”. “Solo quieren ganar votos”. “Se quieren hacer los molones ante la juventud”.

Eso es lo que critican de Soraya Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta se marcó un bailongo simpático en el programa El Hormiguero que ha dado la vuelta a España.

Un momento. ¿Y por qué los políticos norteamericanos sí pueden bailar y los españoles no? ¿Acaso no buscan caer simpáticos? ¿Acaso los norteamericanos no buscan votos?

Votos. Claro.

Desde hace mucho sostengo que los políticos españoles son grises porque los periodistas, los expertos y demás tribu no les permitimos salirse de las normas. Somos muy conservadores en las formas.

Pienso que esa época se está terminando. Los políticos aparecen cada vez más en shows y espectáculos de masas. El Hormiguero es un ejemplo. Hace bailar a Soraya, o marcarse unos tiros de baloncesto a Pedro Sánchez. Y me parece bien.

La política es muy aburrida porque la hemos hecho aburrida. Hemos convertido a los políticos en una diana de nuestra mala leche y nuestra amargura existencial. Si estoy jodido, ¿por qué demonios va a bailar Soraya?

Bueno, amigo, la verdad es que desde que te conozco has estado jodido y de mala leche. Lo estabas cuando España era de la Champions League de la economía mundial y teníamos empleo a rebosar. Y lo estás ahora que las cosas están jodidas.

Es como Pablo Iglesias y Julio Anguita: que siempre están amargaos.

Ojalá que los políticos se dejen invitar cada vez más en estos programas que, hay que reconocerlo, son los que ve el pueblo. Guste o no, desde Sálvame al Hormiguero, es lo que cuenta con mayor audiencia. ¿Por qué no salir en ellos?

Obama concedió este año con motivo del discurso sobre el estado de la Nación, una entrevista al medio menos creíble de ese país: Buzzfeed. Es un medio de internet que publica cosas tan sólidas como “14 formas de hacer el amor”, o “18 vídeos de gatitos que te harán gritar miau”.

No muy profundo que digamos. Pero ahora es más leído que New York Times y Washington Post juntos en internet.

Obama no es tonto. Soraya tampoco.

 

 

Los tres enigmas que envuelven el patrimonio oculto de Rodrigo Rato

6 octubre 2015 - 21:18 - Autor:

Los abogados de Rodrigo Rato han dicho al juez que el ex presidente de Bankia ha declarado todo su patrimonio a través de unos documentos de Hacienda llamados 720 y 750.

¿Lo ha declarado todo?

Los expertos del mundo fiscal que están siguiendo este caso como si fuera un thriller piensan que no. De hecho, la investigación a Rato comenzó porque algo no cuadraba con el modelo 720.

Hagamos un poco de memoria. En 2012 el Gobierno dio un plazo a los españoles para declarar sus bienes ocultos en el extranjero. Fue la famosa regularización. Vamos, la amnistía fiscal.

Miles de españoles como Rato aprovecharon la oportunidad para sacar a la luz sus bienes y cuentas. Posteriormente, esos bienes había que plasmarlos cada año en el modelo en el modelo 720 llamado “declaración de bienes y derechos situados en el extranjero”. ¿Cuál fue el problema?

Que por una torpeza inexplicable, los asesores de Rato o quienes le llevasen las cuentas, no cuadraron bien las cifras. El dinero negro declarado por Rato en la amnistía fiscal de 2012 no coincidía con su declaración patrimonial al año siguiente en el modelo 720. Esto alertó a las autoridades de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) porque los desfases superaban los 120.000 euros que se consideran ya delito fiscal.

Ese es el primer enigma.

Se le detuvo. Se irrumpió en su despacho. Se le ha hecho declarar a él, a su secretaria, y a sus testaferros. Desde entonces, han estado saliendo a la luz sociedades interpuestas, cuentas y propiedades que están dejando atónitos a todos.

Hacienda capturó mucha documentación de Rato guardada en su despacho de Madrid, la cual ha servido para ir tirando del hilo. Y aquí viene el segundo enigma. “Si quería defraudar, no me explico por qué tenía en Madrid los documentos de las sociedades de paraísos fiscales”, me comentaba un experto en fraude financiero.

Cada día aparecen nuevas comisiones o ingresos que, según Hacienda, no están registrados legalmente por ningún lado. La trama de sociedades interpuestas se va ampliando.

Y el tercer enigma es la burda utilización de un testaferro. Cualquier abogado sabe que un testaferro es una pantalla de modo que cuando se averigua quién está detrás de ese testaferro, se le piden explicaciones sobre su patrimonio. Y Rato aparece detrás de un montón de sociedades que recibían comisiones. Al día de hoy han aparecido 6,2 millones de euros de origen desconocido.

Muchos dudan que Rato, como dicen sus abogados, sea capaz de justificar esa marea de ingresos y sociedades.

El ex presidente de Bankia, ex director general del FMI y ex vicepresidente de gobierno está cada día más cerca de la cárcel. Será el último acto de un hombre que tuvo mucho poder, que rehizo la economía española, pero que destrozó la suya propia incurriendo en delitos inexplicables.

 

 

 

Nueve razones por las que Albert Rivera y Ciudadanos gustan a votantes del PP

7:14 - Autor:

El alto mando del Partido Popular tiene miedo. Albert Rivera y Ciudadanos ya son un competidor muy poderoso. Les batieron en Cataluña. ¿Les batirán en el resto de España en las elecciones generales?

Puede ser así porque al votante del PP cada vez le gusta más Alvbert Rivera. No hablo de militantes, sino de personas que han votado alguna vez por el PP y ahora tienen dudas. Muchos de hecho se abstuvieron en las pasadas elecciones o dieron su voto a Ciudadanos.

Estas son las ocho razones más poderosas por las que les podrían votar el 20 de diciembre.

1. Porque no tiene casos de corrupción flagrantes y rampantes como el PP.

2 Porque su líder Albert Rivera es creíble cuando habla en público mientras que cualquier líder del PP está desprestigiado.

3. Porque el votante del PP piensa que Ciudadanos obligará a pactar al Partido Popular. Nada de mayorías absolutas.

4. Porque Ciudadanos es percibido como un partido de centro derecha.

5. Porque las propuestas económicas de C’s le parecen sensatas.

6. Porque Albert Rivera habla sin complejos de España.

7. Porque es catalán y eso suavizaría las tensiones con Cataluña.

8. Porque Rivera habla siempre con un tono tranquilo, sin crispación.

9. Porque la gente que rodea a Rivera -especialmente las mujeres-, dan la impresión de traer aire fresco a la política española.

 

 

La otra cara de ‘Refugees Welcome’: los radicales imponen su ley en los refugios

5 octubre 2015 - 7:11 - Autor:

La Unión de la Policía Alemana alertó la semana pasada de un fenómeno que ha pasado desapercibido en muchos medios: los campos de refugiados en Alemania están reproduciendo en pequeña escala los mismos males de sus países de origen.

La policía ha constatado que hay peleas entre musulmanes sunnies y chiíes, que se abusa de las mujeres y que los diferentes clanes tratan de imponer sus reglas a la mayoría. Rainer Wendt, el presidente de a Unión de Policías, afirmaba al diario Passauer Neuen Presse, que el fenómeno no era nuevo sino que llevaba semanas: “Grupos formados por etnias, religiones o clanes pelean unos contra otros armados con cuchillos o armas de fabricación casera”, decía Wendt, según recogió la edición de Stern.

Parte de esa violencia nace de la mala calidad de vida: están apiñados en campos de refugiados mientras se les busca mejores viviendas. Pero también sospecha la policía alemana que hay algo que se ha colado dentro de los refugiados: los eternos clanes y grupos religiosos que quieren dominar a los demás, como lo han hecho en sus países de origen.

Al final, los débiles son los que salen perdiendo. Según confiesa Wendt, los musulmanes radicales obligan a rezar a todos los refugiados, y a las mujeres a cubrirse el rostro.

En el caso de los cristianos, la policía tiene que alojarlos en lugares especiales para que no los persigan los musulmanes, lo cual es una paradoja porque están siendo refugiados en un país cristiano. Según Wendt, a los cristianos se les acosa masivamente.

En algunos campos denuncian la existencia de abusos y de violaciones sufridas por mujeres y niños no acompañados, según la policía alemana. Para ellos, Wendt pedía la expulsión inmediata.

Es la otra cara de la foto con el lema ‘Refugees Welcome’.

Una nota de lainformacion.com publicada hace pocos días hablaba de la facilidad con la que estallan los conflictos en los campos, donde se hacinan sirios, iraquíes, afganos… Y de cómo las minorías cristianas y jazidíes son obligadas por los musulmanes a seguir la sharía.

¿Eran estas las normas que esperábamos cuando se les concedió asilo?

 

Admitámoslo: hemos abandonado el signo de apertura de interrogación (¿)

4 octubre 2015 - 14:11 - Autor:

Echen un vistazo a sus mensajes en WhatsApp, en Twitter, por SMS. ¿Cuántos de ustedes usan los signos de apertura de interrogación como el que aparece en la imagen?

Usamos el de cierre. No el de apertura pues solemos escribir así:

Dónde quedamos?

Viene Juan?

A qué hora es la cena?

Lo mismo está pasando con los exclamativos. Solemos usar los de cierre, y encima ponemos varios. “Feliz cumple!!!!”

Estamos prescindiendo de los signos de apertura por una sencilla razón: muchos dispositivos móviles no tienen signos de apertura sino de cierre. Y el medio de comunicación más usado ahora es el móvil.

Un ejemplo. La ex militante socialista Beatriz Talegón comentó en su perfil de Twitter la noticia (falsa) de que Ciudadanos propondría que los despedidos pagasen a sus empresas por el despido. Y lo hizo sin poner interrogaciones de apertura. “Y les va a votar alguien? El despedido tendrá que indemnizar a la empresa? Estáis locos”.

Inmediatamente, el líder de Ciudadanos Albert Rivera le respondió por Twitter con otra pregunta y sin usar la interrogación de apertura: “Pero cómo puedes creerte esa barbaridad Bea?”.

Como estamos hablando de una escritura rápida y singular, nos saltamos los signos prescindibles siempre que se entienda el sentido. Suprimimos comas, dos puntos, puntos y comas, mayúsculas, y por supuesto, los signos de apertura de interrogación y de exclamación.

Pero hay algo que está pasando: la supresión de las interrogaciones de apertura ha saltado a los correos electrónicos escritos con teclados completos en español. Y de los correos a los documentos de word y hasta las presentación de Power Point. ¿Seguirá su camino hasta que la Real Academia opte por eliminarlos?

La RAE dice: “A diferencia de lo que ocurre en otras lenguas, los signos de interrogación y exclamación son signos dobles en español, como los paréntesis o los corchetes. Por tanto, es incorrecto prescindir del signo de apertura en los enunciados interrogativos o exclamativos”.

Pero la historia demuestra que la RAE acaba adaptándose a las costumbres. De seguir así, tarde o temprano acabaremos matando el signo de apertura en interrogaciones y exclamaciones. ¿Y eso es bueno?

En inglés, se puede obviar porque ellos están obligados a poner antes el verbo que el sujeto para significar que ahí viene una pregunta: “Are you sure?”. Esa pregunta se entiende hasta sin signo.

Pero en español no escribimos los pronombres “yo, tú, él, nosotros”, y encima nuestro idioma es tan plástico que podemos alterar el orden de los elementos, sin que las oraciones pierdan mucho sentido siempre que tengan todos los signos.

Si no los usamos, será un problema entender textos como este:

“Estamos seguros de estar cumpliendo correctamente con nuestra labor de bomberos para salvar vida humanas y para ofrecer un servicio útil a la comunidad?”.

Ups.

Hemos tenido que esperar a ver el signo de cierre para saber que era una pregunta. A viva voz, las preguntas, en todos los idiomas, terminan con un tonema elevado. Pero cuando es por escrito, en español necesitamos ver el signo de apertura de interrogación para preparar el tonema.

Si desaparece nuestro signo de interrogación de apertura, al español le va a pasar como al alemán: que no se sabe de qué diablos está hablando el orador hasta que termina su parrafada pues ellos ponen el verbo en la última posición.

Quizá sea triste que desaparezca la interrogación de apertura, pero parece que ya se está imponiendo. Entre todos la estamos matando. Así es el idioma.

(Por cierto, dicen que el signo ‘?’ viene de la contracción de la palabra latina ‘Questio’ (pregunta), o de las transcripciones del griego antiguo donde el punto y coma (;) era el signo de pregunta).

 

-Guía exprés para escribir mejor

-Cómo escribir bien

-Nueva ortografía: el mánayer bebe wiski.

La idea de Manuela Carmena de hacer barrenderos a los universitarios tiene sentido

3 octubre 2015 - 12:04 - Autor:

Hace varios años, fui a mi Facultad de Periodismo de la Complutense a participar en un seminario como ponente. Era jueves. Al salir por la noche, escuché música y un griterío. Di la vuelta al edificio de la Facultad y me encontré con un enorme botellón. Vasos, chapas, botellas, bolsas… Todo estaba allí desparramado junto con un montón de gente.

¿Quién recogerá esto?, pensé.

“Estaría bien que ellos fueran los que vinieran mañana temprano a limpiar tanta mugre: seguro que no serían tan mugrientos”.

Los botellones los recogen los barrenderos, que deben estar hartos de tanta mugre. Y deben estar sorprendidos de que nuestra elite, los universitarios, esos que son el futuro y bla, bla, bla… sean los más cochinos.

Porque el problema de los botellones no es lo que tomas sino lo que no dejas. Es un problema para los demás.

Cuando escuché que la alcaldesa Manuela Carmena iba a proponer a los universitarios hacer trabajo social de barrenderos, pensé: “¡Esta tía está loca!”. Luego, cuando leí sus razones, me di cuenta de que era lo mismo que yo había pensado.

Ella lo propone como una lección social, para que aprendan lo que pasa después de los botellones. Resulta que el rector de la Complu le envió unas fotos de botellones y Carmena sintió vergüenza.

Para dar una lección a los universitarios, propone que se pongan a limpiar durante unos meses. Para que aprendan el valor de ese trabajo. Ella de joven estuvo en una envasadora y aprendió a valorar el trabajo manual. Dickens también trabajó en una fábrica de betún poniendo cola a las etiquetas de los envases y no se le olvidó en la vida.

Una vez trabajé por un breve periodo de tiempo como peón de la construcción. Me bastó eso para comprender lo que es trabajar a la intemperie en verano y en invierno.

Por eso, si muchos de esos universitarios supieran lo que es trabajar recogiendo la mugre de los demás o la suya propia, se lo pensarían dos veces.

“Para sensibilizar sobre todo a las personas jóvenes de que la ética de la limpieza es un elemento de sostenibilidad de nuestra sociedad y es indicativo del comportamiento ético necesario para con los demás, que los demás no tengan que recoger la suciedad que yo genero”, dijo la alcaldesa.

Manuela, estoy de acuerdo.

(La foto es de forocoches).

Tres vientos a favor del PP (y dos bombas en contra) en las elecciones del 20D

2 octubre 2015 - 8:59 - Autor:

 

Dentro de dos meses y medio serán las elecciones generales.

El Partido Popular no obtendrá la mayoría absoluta de 2011.  La pregunta es si podrá gobernar de nuevo.

Estas son algunas cosas que van a jugar a su favor:

La recuperación económica. El PIB está creciendo a un ritmo superior al 3% y se está recuperando el empleo. Muchos votantes pueden pensar que es mejor seguir así, que arriesgarse a perder el ritmo de la recuperación.

Las pagas extras. En estos meses, millones de funcionarios tendrán tres pagas extras. Una en octubre, otra en diciembre y otra en enero. La única completa es la de diciembre, porque las otras proceden de lo que no se les pagó en diciembre de 2012.

El miedo a lo conocido. Muchos votantes del PP que se abstuvieron o votaron a otros partidos en las municipales y autonómicas de mayo, ahora se movilizarán porque tienen miedo de lo que han visto: la izquierda tomando el control de las alcaldías y gobiernos locales, y algunos de esos políticos eran simpatizantes de ETA; habían hecho performances orinando en la calle; o habían entrado con los pechos descubiertos en las capillas…

Y en contra:

Rodrigo Rato. Cada semana, tenemos una nueva información sobre los manejos del ex presidente de Bankia y ex vicepresidente de gobierno del PP. Comisiones, evasión de capitales, sociedades intermedias, paraísos fiscales… La gente le odia.

Luis Bárcenas. El ex tesorero del PP tiene guardados documentos, grabaciones y vídeos que tarde o temprano saldrán y pueden salpicar al PP en la última recta de las elecciones.

 

-Siete cosas que jamás imaginamos que podrían pasar en la política española 

-Seis momentazos de la nueva izquierda que encantan a la vieja derecha

-Las siete imágenes que el PP no quiso ver

Más de 5.000 euros de descuento por un Golf diésel nuevo en Alemania

1 octubre 2015 - 16:46 - Autor:

Los alemanes pueden tener el prestigio por los suelos pero no tienen un pelo de tontos.

Algunos concesionarios de Volkswagen están teniendo que rebajar los modelos diésel de Golf hasta 5.000 euros para quitárselos de encima.

Eso es lo que revela un reportaje de Der Spiegel donde un periodista confiesa que entró en varios concesionarios de Hamburgo haciéndose pasar por cliente. En el primero con un cartel que decía: “Hasta 5.000 euros de descuento si se deshace de su viejo coche”.

¿También vale si el viejo coche es un diésel contaminante? Sin problema. Pero claro, el periodista confesó que estaba preocupado por las mentiras, la contaminación del nuevo diésel… El vendedor de coches no se lo tomó a broma. Le explicó que eso sucedía en gamas antiguas, pero las nuevas cumplen con todas las normas europeas.

Ya.

Luego fue a otro, donde el vendedor no paraba de recibir llamadas. Clientes enfadados. Empresas con grandes flotas que se sienten engañadas. Abogados que quieren demandar a la compañía. Los pobres vendedores están sudando tinta. Están desolados.

También están desolados muchos propietarios de Gold GTD porque el valor de reventa ha caído en picado.

Uno supone que esto no solo está pasando en Alemania sino en el resto de Europa. En el mundo. Ser representante de VW es como ser representante de un circo con animales viejos y payasos tristes. Una ruina.

El periodista llegó a escuchar que le ofrecían hasta 5.300 euros de descuento si compraba un diésel, el diésel de sus sueños.

Todo eso coincide con otra mala noticia. El grupo Vollswagen está reduciendo la producción de motores en sus fábricas alemanas, recortando incluso los turnos. Malas noticias para los trabajadores. Los más débiles siempre pagan el precio de las mentiras de los peces gordos.

No es de extrañar que la portada de Der Spiegel sea tan patente: “El suicidio de Volskwagen”. (Foto derecha)

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas