Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Una guerra de baja intensidad donde no sabes quién es tu enemigo

14 noviembre 2015 - 13:47 - Autor:

Los atentados en Francia revelan que estamos viviendo una guerra con características diferentes a la guerra convencional. ¿Cómo se define?

1. No sabes quién es tu enemigo. ¿Es una batalla entre el Islam y Occidente? ¿Es entre el mundo árabe y Occidente? Muchos dirán que el enemigo es el Estado Islámico, pero esa organización existe desde hace unos pocos años. Si se la elimina, vendrán otras.

2. Es una guerra de baja intensidad. No estamos viviendo miles de muertos día tras día, sino decenas o centenas en periodos dilatados.

3. No puedes identificar al enemigo. No combate con uniforme, no se identifica, no lo puedes ver.

4. No hay campo de batalla. No se combate en un territorio en concreto, sino que el campo de batalla es todo el mundo: de Bali a Nueva York.

5. Su mayor arma es el terror. El pánico que produce el terrorismo se debe a que puede golpearnos en cualquier parte, a cualquier hora, y a cualquier persona. Desde un estadio en París, a un tren en Madrid o un avión ruso sobre Egipto.

6. Pueden infiltrarse fácilmente. Los sistemas democráticos occidentales se basan en el respeto a los derechos individuales de movilidad y expresión, la no discriminación, y en la tolerancia. Los enemigos pueden infiltrarse fácilmente y golpear.

7. Tiene un impacto mundial por los medios. Desde YouTube a Twiter, cadenas de TV o prensa digital y papel, un atentado pequeño tiene tanto impacto como uno grande. Los terroristas lo saben.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas