Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El indeseado impacto del separatismo en Cataluña en los próximos meses

10 enero 2016 - 11:41 - Autor:

 

¿Cuál será el impacto en Cataluña del proceso independentista que promueven algunos partidos catalanes?

Eso se preguntan muchos españoles en este momento. En teoría, quedan 18 meses hasta que se formalice un referéndum de independencia. ¿Qué puede pasar en esos 18 meses?

La paralización de las inversiones. Muchos fondos, empresas o particulares (nacionales o internacionales) que hayan planeado invertir en Cataluña esperarán al desenlace. Un informe reciente de Goldman Sachs ya avisaba sobre las consecuencias económicas de esta inestabilidad.

Más anuncios de salidas empresas. Antes de que se realizaran las elecciones del pasado 27 de septiembre que dio mayoría de escaños a partidos independentistas, ya se habían anunciado salidas de empresas de Cataluña. Es de suponer que ahora habrá muchas más.

Previsible aumento del boicot a productos catalanes. Aún no se tienen cifras de qué pasó en estas navidades pero cualquiera que lea esto sabe que eso ha sucedido. A medida que se acentúe la llamada ‘desconexión’ (nueva Hacienda, nueva seguridad social, nuevas leyes), habrá más boicot a productos catalanes.

Previsibles cierres de cuentas corrientes. Es lo que más temen los bancos catalanes. Un traspaso de cuentas de sus instituciones a otras, aunque sea por simple precaución.

Problemas de financiación al gobierno catalán. La inestabilidad económica, el aumento de gastos y la debilidad de ingresos vaciarán previsiblemente las arcas del gobierno catalán. Emitir deuda le sale cada vez más caro porque los inversores no se fían. ¿Cómo va a financiarse?

Lucha legal entre el estado y el govern. En Cataluña rigen las instituciones del estado en la justicia. Se presentará una situación como en Venezuela: batalla legal. La pregunta peliaguda es si eso desembocará en el uso de la fuerza: ¿pedirán los jueces la intervención de la policía? ¿De los Mossos?

Todo eso tendrá un impacto en el ciudadano que viva en Cataluña. Eso sin contar en un desacuerdo entre los partidos que forman la plataforma independentista: un partido anarquista, uno de izquierdas y uno conservador. ¿Hasta dónde irán juntos? Por ahora, solo les une su deseo de separar Cataluña. En el resto, casi nada.

 

 

 

Esto es lo que pasaría en TVE si estuviera en manos de Nicolás Maduro y los chavistas

9 enero 2016 - 9:33 - Autor:

Vamos a hacer un poco de ficción.

Imaginemos a un locutor de TVE que entrevista a un líder político de Izquierda Unida. Le acosa a preguntas y al final, cuando el político se retira, el locutor se vuelve a los telespectadores y califica al político como un representante “de la antipatria” (abajo, video minuto 1:06).

Imaginemos que la cadena pública TVE transmite la toma de posesión del Parlamento español. Conecta con varias partes del país, donde están varios locutores de la cadena pública entrevistando solo a representantes del PP. Repito: solo a los del PP. Estos representantes, obedeciendo consignas, lanzan manifiestos y piropos al presidente Rajoy, y critican al PSOE y a la oposición.

Imaginemos que TVE organiza un debate donde el mismo director de la cadena hace de moderador y encima defiende los logros del PP y de su programa económico.

Imaginemos el informativo de TVE: el 90% del programa se dedica a alabar los logros del presidente Rajoy. En lo cortes se anuncian otros programas con el eslogan de “TVE: los logros del Partido Popular”.

¿Se imaginan el escándalo? El director de TVE no duraría ni dos telediarios.

Pues bien, todo eso lo hacía el director de VTV, la cadena pública venezolana: Luis Marcano (arriba en la foto). Además, acaba de ser nombrado ministro de Comunicación e Información. Le han elevado de rango.

Luis Marcano tiene una carrera meteórica. Tenía un programa de televisión descaradamente prochavista. Luego, fue nombrado director de VTV el año pasado y se estrenó en el cargo haciendo una entrevista al presidente Maduro… sin preguntas comprometedoras. Como se dice en Venezuela, ‘jalando bolas’ (haciéndole la pelota).Y desde entonces, ha usado el canal público para defender al Partido Socialista Unido de Venezuela. (ver abajo). Ahora es ministro.

Eso explica lo que pasaba y pasa en Venezuela desde que los chavistas tomaron el poder. Han utilizado todos los poderes a su cargo como una extensión del Partido Socialista Unido de Venezuela. En las cadenas públicas, los locutores parecen militantes del partido, las entrevistadoras parecen portavoces del partido y la parrilla parece diseñada por el partido.

Es la televisión del partido… solo que… está pagada por los venezolanos. Debería ser la televisión de los intereses del pueblo venezolano, no del partido.

Un estudio reproducido por el periódico Tal Cual revelaba que en un año, de abril de 2013 a abril de 2014, el presidente Maduro salió 544 horas en VTV, es decir, más de una hora al día. Si tenemos en cuenta de que los informativos duran media hora cada uno, ¿cómo se explica?

Se explica porque Maduro obligaba a todos los canales a hacer ‘cadena’, es decir, conectar con la señal pública para dar las alocuciones políticas y las consignas del presidente. Es una herencia de Hugo Chávez. ¿Se imaginan que todas las cadenas españolas –públicas y privadas incluyendo las autonómicas– estuvieran obligadas a conectar con TVE para dar las imágenes de Rajoy desde La Moncloa cuando al presidente le apeteciera? Este país se incendiaría.

Si eso les asusta ahora imaginen cómo estaban los venezolanos. Hartos. Porque encima de aguantar colas, escasez, crímenes y hambre, tenían que aguantar las mentiras del presidente Maduro por televisión, quien achacaba la crisis a una supuesta guerra económica de los empresarios.

Pero Maduro no pudo con el sentido común.

 

Imaginemos que Pedro Sánchez hace un pacto fáustico con Pablo Iglesias

8 enero 2016 - 8:34 - Autor:

¿Qué ideas están pasando en estos momentos por la cabeza de Pedro Sánchez, el secretario general del PSOE?

Supongamos que logra pactar con Podemos para ser investido presidente de Gobierno, y que le apoyan otros partidos nacionalistas y de la izquierda. Y supongamos que la condición que le impone Podemos es que Sánchez acepte realizar un referéndum sobre la independencia en Cataluña. ¿Qué pasaría?

En primer lugar habría una reacción económica. La Bolsa caería. ¿Cuánto? Depende de lo que caiga en los días previos, cuando vea cómo va forjándose el pacto de izquierdas. El día 13 es el límite en que tiene que formarse un nuevo parlamento en primera votación. Pero lo más seguro es que caería. No tanto por desconfianza al programa del PSOE sino por la influencia de Podemos.

Al mismo tiempo, la prima de riesgo empezaría a subir. ¿Hasta cuánto? Las declaraciones de los políticos en esos días serán clave para calmar a los mercados o para asustarlos.

Tsipras en Grecia pensó que podía torearlos y al final tuvo que arrodillarse ante ellos.

En segundo lugar, el referéndum de Cataluña abriría la puerta a más referéndums: el próximo sería en el País Vasco. Y luego, ¿quién sabe? ¿Galicia? Al igual que en 1978 se crearon comunidades sin sentido, a partir de un referéndum en Cataluña se pueden convocar referéndums sin sentido.

¿Qué puede significar eso para los mercados? Inestabilidad, incertidumbre, indecisión… Muchas decisiones de inversión se paralizarían hasta que no se resuelva el embrollo político. Otras se retirarían. El dinero es muy miedoso.

Y luego, ¿qué pasaría si se convoca un referéndum en Cataluña y gana la secesión? En Podemos dan por hecho que ganaría el No, pero a los referéndums los carga el diablo. ¿Y si gana el Sí? ¿Quién es capaz de detener la situación a partir de entonces?

¿Qué pensarán la mayoría de los españoles en ese momento?

Esos son los riesgos de hacer un pacto fáustico. Es lo que hizo Fausto, el personaje de la obra de Goethe: vender su alma a Mefistófeles para obtener el conocimiento absoluto, el saber total, el amor de una mujer, el poder.

Pedro Sánchez quiere el poder total. Matemáticamente solo puede hacerlo pactando con Podemos, con otros partidos de izquierda y con los partidos nacionalistas. Pero eso requiere, como Fausto, estar dispuesto a entregar algo que puede ser su fin.

-Pedro Sánchez, el fracaso de un líder creado por la máquina de propaganda

 -¿Se van a cargar los políticos el círculo virtuoso de la economía? 

¿Se van a cargar los políticos el círculo virtuoso de la economía?

7 enero 2016 - 9:17 - Autor:

La política española está en uno de los peores momentos de su historia reciente pero la economía está entrando en uno de los mejores.

Mejores porque empezamos a entrar de nuevo en el círculo virtuoso de la economía.

¿Por dónde empezar?

Por el crecimiento económico: la economía está creciendo por encima del 3%. Se están produciendo más bienes y servicios, se exporta más, entran más turistas, se crean más empresas y, por lo tanto, la cola del paro disminuye.

Según las últimas estadísticas, en 2015 el paro disminuyó en más de 300.000 personas lo cual significa que el Estado se gastará menos dinero en subsidios: nos ahorraremos unos 4.000 millones de euros.

Además, se crearon más de medio millón de puestos de trabajo, lo cual significa que el Estado ingresará más por el Impuesto de la Renta, pero también por el IVA, pues esas personas con empleo gastan más y pagan más impuestos.

Otra de las ventajas económicas ha sido la caída del precio del petróleo. España se ahorrará al año (de seguir así), unos 18.000 millones de euros. Eso quiere decir que los ciudadanos tendrán más dinero más gastar, se venderán más productos, se necesitaran más empleados y a su vez esas personas pagarán más impuestos.

Todo ello servirá para disminuir el déficit del Estado, que superaba el 4% en noviembre.

Lo malo es que todo eso se puede perder porque las últimas elecciones no han logrado configurar un gobierno estable. Ni en España ni en Cataluña, la región más rica de España.

Si los políticos no son capaces de construir gobiernos estables, ese círculo virtuoso de la economía que tanto necesitamos, se puede paralizar.

 

Ahora sí empieza la guerra económica de la oposición contra Maduro

6 enero 2016 - 10:33 - Autor:

Hay dos catástrofes que pueden asolar a un país. Cualquier desastre natural como huracanes, terremotos, tsunamis, sequías o inundaciones. Y el otro es el paso de un gobierno de incompetentes.

Venezuela ha sufrido el paso de un gobierno de incompetentes. Los socialistas revolucionarios han destrozado el país, uno de los más ricos del mundo en materias primas, y ahora tratan de ocultar bajo la alfombra su fracaso impidiendo a los medios acceder a las informaciones económicas.

El PIB ha caído un 10%, la inflación supera el 200%, el bolívar se ha devaluado de 6 a 900 bolívares por euro (en el mercado negro), los supermercados están desabastecidos, la delincuencia ha asolado barrios enteros, los gobernantes son narcotraficantes, y, encima, esos incompetentes, han robado el dinero del pueblo.

¿Cómo se puede salvar este país?

Declarando una guerra económica con un solo objetivo: la reconstrucción de la economía.

Los diputados chavistas temen una oleada de privatizaciones. Tienen razón. Vendrán privatizaciones pero fue porque Hugo Chávez expropió hasta el alma de los empresarios. Desde productoras de café, de ganado, de huevos, de leche, hasta distribuidoras de productos agrícolas y cadenas de supermercados, todo pasó a las manos del Estado.

Si el Estado chavista hubiera sido un buen gestor de esas empresas, los supermercados estarían llenos, no habría colas, no faltaría la cesta básica, no habría inflación…

Pero los incompetentes no saben gestionar esas empresas y han hundido la economía. La han destrozado.

La nueva asamblea no solo tiene que aprobar leyes de reconstrucción económica. Tiene además que hacerlo rápido para que los efectos se noten inmediatamente.

Ahora sí empieza la guerra económica  que tanto denunció Maduro. La asamblea de la oposición va a tener que luchar contra el gobierno de Maduro, contra los colectivos (paramilitares) chavistas, y contra los funcionarios torpes.

Pero si han llegado hasta aquí a pesar del control de los chavistas de los poderes públicos y de los medios, pueden llegar más lejos. Solo necesitan unidad y eficacia.

Pero será una guerra económica dura.

 

 

Iglesias recoge su acta de diputado el día en que sus amigos lo impiden en Venezuela

5 enero 2016 - 14:45 - Autor:

 

La política tiene la mala costumbre de ponerte enfrente de tus principios. Pablo Iglesias recogió hoy su acta de diputado. Supongo que lo habrá visto como una manifestación de la voluntad soberana del pueblo, un valor democrático que él defendería hasta la muerte.

Pero hoy mismo está sucediendo algo en Venezuela que le pone en evidencia: el presidente del país está tratando de impedir que algunos diputados venezolanos de la oposición tomen sus actas en el congreso.

Nicolás Maduro sabe que la nueva asamblea puede echarle del poder y meterle en prisión a él, a su mujer y a los suyos por abuso, corrupción, malversación y muchas cosas más. Por eso está tratando de impedir que se cumpla ese valor democrático que es la toma de posesión de un diputado elegido por el pueblo. Además, en los últimos días, acorralado por el miedo, Maduro ha aprobado medidas urgentes para blindarse. Abuso de poder.

¿Qué tiene que ver con todo esto Pablo Iglesias?

Iglesias fue una de las personas vinculadas a Podemos que asesoró al gobierno chavista venezolano desde 2004. Pablo Iglesias preparó a las bases del PSUV. Pablo Iglesias dictó cursos de formación ideológica. Pablo Iglesias fue uno de los comisarios ideológicos del régimen chavista. Juan Carlos Monedero recibió incluso casi medio millón de euros por sus estudios para el gobierno chavista.

Decir una cosa y hacer otra, ¿cómo se llama? ¿Hipocresía? ¿Cinismo? ¿Contradicción? ¿Mentira?

Ahora que está dentro del sistema democrático español y en el Parlamento, a Pablo Iglesias le pone nervioso recordar su pasado: pero hay vídeos, hay post, hay artículos, hay declaraciones y hay documentos por doquier que demuestran que alentó, preparó, formó y apoyó a un gobierno que ha cometido crímenes.

El último crimen de ese gobierno chavista es tratar de impedir que unos diputados tomen su asiento solo por la sencilla razón de que no son chavistas. ¿Le dice esto algo a Pablo Iglesias, a Juan Carlos Monedero y a Iñigo Errejón? ¿Le darán explicaciones a sus votantes?

 

La CUP por lo menos es fiel a sus principios: antes muertos que vendidos

4 enero 2016 - 16:49 - Autor:

Todavía no ha acabado la telenovela titulada: “Mas es Menos: negociar hasta morir”, que se está desarrollando en Cataluña, pero los capítulos finales están teniendo más ’share’ que los programas rosa de Telecinco.

Este domingo, la CUP –el movimiento anticapitalista radical– decidió no apoyar a Artur Mas para que sea investido presidente de Cataluña. Muchos políticos catalanes se enfadaron porque ’no nos lo esperábamos’, ’no han tenido en cuenta la voluntad de la mayoría’, ‘no son conscientes’, ’traicionan el soberanismo’ y bla, bla, bla.

Si yo fuera de la CUP habría hecho lo mismo. No apoyar a Artur Mas. Porque si yo fuera anticapitalista, anti euro, anti Unión Europea, anti banqueros, anti OTAN, anti elites corruptas, anti familias que se reparten el poder, anti Pujol, antiburgués y antigolf, habría hecho lo mismo que hizo la CUP: no apoyar a Artur Mas.

Artur Mas es todo eso: ama el capitalismo, está apoyado por las grandes familias catalanas y las elites financieras, ama la Unión Europea, el euro y la OTAN, está relacionado con casos de corrupción, protegió a Jordi Pujol, y encima, me acabo de enterar de que quiere proponer la candidatura de la Costa Brava para la Ryder Cup de golf en 2022. ¡Inadmisible!

La CUP por lo menos ha sido fiel a sus principios. En un país donde los políticos cambian de programa como Groucho Marx cambiaba de principios (desde Podemos al PP), la CUP prefiere decir: antes muertos que vendidos. Por ahora.

¿Durará mucho? ¿Se doblegarán? ¿Aprovecharán la oportunidad?

Ya se sabe que cuando te subes al tren de las oportunidades, te dejas en tierra algunas maletas con tus principios.

Sería triste. Otro partido sin principios.

Pedro Sánchez, el fracaso de un líder construido por la máquina de propaganda

 

Pedro Sánchez, el fracaso de un líder construido por la máquina de propaganda

3 enero 2016 - 10:07 - Autor:

Hace unos días, le pregunté a un experto en comunicación qué le parecía Pedro Sánchez, el secretario del Partido Socialista. “Buen actor”, respondió. Luego se echó a reír.

Quiso decir que Pedro Sánchez no da mítines, ni habla en televisión: actúa. Actúa todo el tiempo. Se ha aprendido un guión y lo suelta cada vez que sale en público. No conecta con la gente. No tiene empatía. No se cree lo que dice.

Para mí, esa es una de las razones por las que Pedro Sánchez no lograba ganar en los debates televisados cuando se hacían las encuestas. Yo pensaba que no era para tanto pero me equivoqué. Rivera e Iglesias se lo comían. Hasta Soraya Sáenz de Santamaría.

Pedro Sánchez tenía a uno de los mejores asesores de comunicación de este país: Luis Arroyo. Pero no funcionó. Para ser líder hay que conectar con la gente. No basta con ensayar ante un espejo.

Pero hay otro motivo que está acabando con la carrera política de Pedro Sánchez. La herencia. El mismo Pedro Sánchez lo dijo la semana pasada. El PSOE era el partido que llegaba con la peor carga económica a las elecciones es el PSOE. ¿Por qué? Porque en las elecciones de 2008, cuando el PSOE ganó, el país estaba con unos índices maravillosos. Y cuando Zapatero lo dejó en 2011 estaba para el arrastre: paro, déficit, deuda, decrecimiento, inflación….

Eso no lo olvidan los electores.

Esas dos razones influyeron para que el PSOE lograse el peor resultado electoral de su historia.

Encima, hay un tercer factor. Ante las crisis, la izquierda se divide, se abstiene de votar,  se pelea, conspira contra sus jefes, se lanzan puyas… Las portadas de todos los medios ya están hablando a gritos de que, si hay elecciones anticipadas, los barones del partido piden que se vaya Pedro Sánchez.

En cambio, ante las crisis, la derecha es un poco más fiel a sus líderes. Se aguanta.

Si metemos esos argumentos en un bombo y le damos vuelta, al final Pedro Sánchez sacará una bola de color negro. Muchos socialistas plantean celebrar un congreso y sustituirlo por Susana Díaz. Será la demostración más clara de cómo fracasa un líder de papel construido por el aparato de propaganda de un partido político.

-La CUP por lo menos es fiel a sus principios: antes muertos que vendidos

 

Lo que enseña la película de Jobs: para ser un genio, ¿hay que ser un dictador?

2 enero 2016 - 9:51 - Autor:

Tuve mi primer Macintosh hace 25 años. Desde entonces, soy de la cuerda de Apple. He seguido los pasos y la vida de Steve Jobs.

Leí la biografía y he visto la película que se estrenó el 1 de enero. La pregunta que me hago es: para ser un genio, ¿hay que ser un dictador?

Steve Jobs era ambas cosas. Genio porque veía cosas que los demás no veían, y cabrón porque obligaba a su equipo a resolver cosas difíciles y los trataba como muñecos. ¿Es la única forma de triunfar?

Recuerdo un reportaje de la revista Life donde se explicaba el día en que Jobs propuso a sus ingenieros fabricar un móvil. ¿Un móvil? “Pero si nosotros no fabricamos móviles. Hacemos ordenadores”, dijeron.

Jobs les dijo: Vale, pero lo vais a hacer.

Lo hicieron y desde entonces todo el mundo imita a Apple. Pero los iPhone son los más caros y detrás de ellos hay millones de fans que son capaces de hacer cola durante una noche para conseguirlos.

Steve Jobs logró que su empresa no fabricase productos, sino talismanes. No es que otros móviles u ordenadores sean peores, sino que son móviles y ordenadores de Apple. Jobs logró que los suyos fueran como amuletos, Apple una religión y Jobs el gran sacerdote.

Jobs no tenía empatía con sus ingenieros, pero sí con sus clientes. Llegó a ser un dictador. Y logró revolucionar la informática, la música y la telefonía.

Me ha dado un poco de lástima que todo esto no aparezca en la película sino de pasada. La película cuenta con actores e interpretaciones magníficas, pero se escora más bien hacia los problemas personales de Jobs. Aun así, igual que los fan hacen cola ante los productos de Apple, hará cola ante esta película porque Jobs es Jobs.

 

El gran notición de 2016: Donald Trump, ¿presidente de los Estados Unidos?

1 enero 2016 - 6:22 - Autor:

No se rían. Donald Trump podría ser el próximo presidente de los Estados Unidos de América.

El 4 de noviembre de este año se celebran las elecciones presidenciales. El primero en las encuestas por el Partido Republicano es Donald Trump. Bocazas, provocador, empresario inmobiliario, capitalista hasta la médula, amenazador de los chicanos, y enemigo de la prensa, este hombre que cumplirá 70 años en 2016 se está convirtiendo en el fenómeno político de ese país. Es como Pablo Iglesias, pero de derechas. De ultra derecha. Es más, su pelo, como Pablo, es su símbolo: un flequillo dorado fantástico que le cae sobre la frente dándole el aspecto como si llevara un tupé.

No es que sea un hombre con una gran preparación, pero sabe hablar en público: ¿qué quiere decir hablar en público? Decir lo que la gente quiere oír.

Millones de norteamericanos silenciosos están saliendo del armario con Donald Trump. ¡Por fin un americano auténtico!, dicen sin ruborizarse. Hacen cola para asistir a sus mítines, se envuelven en la bandera de la barra y las estrellas y aúllan cuando Donald dice que va a cerrar las fronteras porque están entrando muchos delincuentes.

¿Quienes son sus fans?  Los white middle americans. Blancos americanos.  Son republicanos que desprecian al partido republicano al que ven “como una triste tripulación de débiles y traidores. Están cabreados. Y cuando Donald Trump llegó, esas personas dijeron a los encuestadores: “¡Ese es mi chico!”, decía una crónica de The Atlantic.

Trump dice cosas tan provocadoras como:

“El cambio climático es un invento de los chinos para acabar con la capacidad industrial de EEUU”.

“El gobierno de los EEUU acabará invitando a El Chapo, el narcotraficante mexicano, solo porque nuestros líderes son incapaces de decir ‘no'”.

“Voy a construir una gran muralla al sur de los EEUU y haré que México la pague”.

“Cuando México nos envía gente nos envían drogas, nos envían crímenes y nos envían violadores”.

“La pereza es propia de los negros”.

En la américa culta, en Hollywood, en Wall Street, esto suena a un personaje de película de risa. Pero el hecho de que las encuestas le estén dando como ganador, echa por tierra las especulaciones de los inteligentes, de los cultos, de los eruditos. Donald es el candidato americano más conocido del mundo: le aman y le odian. Los periodistas le odian. Los norteamericanos blancos ‘de siempre’ le aman.

El 8 de noviembre sabremos si Trump era un bluff.

(Por cierto, en inglés una trump card‘ es la carta que se esconde en la manga y que te permite ganar).

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas