Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Latinoamérica versus Europa: en qué nos ganan y en qué les ganamos

12 mayo 2016 - 15:15 - Autor:

La reciente suspensión temporal de la presidenta de Brasil de su cargo hará pensar a muchos que ese continente esta plagado de países caóticos e imprevisibles.

Creo que vale la pena poner las cosas en su sitio:  ¿Qué pueden aprender los latinoamericanos de los europeos? ¿Qué deben aprender los europeos de los latinoamericanos?

Para empezar, estos son cinco agujeros de América Latina:

-Gobiernos inestables: el cambio de un gobierno por otro puede suponer la paralización radical de los planes económicos y más inseguridad jurídica. En cambio, Europa suele tener gobiernos que se alternan pero que no alteran en lo fundamental los planes económicos generales. Hay más continuidad.

-Las grandes corporaciones empresariales y financieras han desplegado a su alrededor una red de servilismo político. En Europa, todavía funcionan los mecanismos de equilibrio político.

-Diferencias abismales entre ricos y pobres. Los pobres son miserables y los ricos, son demencialmente ricos. En Europa, a pesar de la crisis, no existen esas diferencias tan grandes.

-Una izquierda que sigue soñando en hacer la revolución y que, en el caso de Venezuela, ha hundido al país. En Europa, la socialdemocracia ha sido uno de los pilares del estado de Bienestar sin necesidad de expropiar empresas.

-Un subcontinente con un grave deficit de infraestructuras debido a las largas distancias, a la orografía y a zonas selváticas. Todo eso encarece el tráfico comercial y turístico. En cambio Europa es un espacio reducido de alta densidad que gracias a las numerosas infraestructuras  ha abaratado los costes empresariales y ofrece facilidades turísticas.

En cambio, Latinoamérica, está por delante de Europa en muchas cosas.

-Un continente de 21 millones de kilómetros cuadrados con toda clase de recursos naturales, turísticos y ambientales. En cambio Europa, incluida Rusia, tiene menos recursos minerales y de hidrocarburos, y desde luego no puede competir en oferta turística de sol y playa.

-Clase media emergente que supone para las empresas europeas una oportunidad única. En cambio, en Europa, la clase media se ha empobrecido tras la crisis de 2008.

-Una pirámide demográfica más sana. El porcentaje de jóvenes en América Latina es el que tenía Europa en los años sesenta. Ahora Europa es un continente que se avejenta, y que cada vez más necesita mano de obra externa para ocupar los puestos de trabajo, que a su vez le causa problemas sociales.

-Un pueblo optimista con ganas de prosperar, mejorar, emprender y hasta unirse. En Europa ha cundido el pesimismo existencial, la desconfianza y la división, como lo demuestra que Gran Bretaña va realizar un referéndum para salir de la UE.

-Países que aprecian y valoran lo que viene de Europa. En cambio, en Europa (y sobre todo en España) se sigue viendo a Latinoamérica con una mezcla de folklore y prejuicios basados en películas de narcotraficantes.

Te gustará leer:

-Si piensas que España está fatal es porque no conoces Brasil 

-Argentina y España: una comparación económica con datos sorprendentes

-Los siete mejores consejos para españoles que quieran triunfar en Iberoamérica

-España vista por jóvenes españoles que fueron a trabajar a Latinoamérica

-Opiniones de latinoamericanos: ¿por qué los españoles hablan tan mal de España?

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas