Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La verdad sobre las manifestaciones de ‘okupas’ en Barcelona contra Ada Colau

26 mayo 2016 - 11:09 - Autor:

El 22 de octubre de 2011 un grupo de personas ocupó local en el barrio de Gracia de Barcelona para desarrollar toda clase de actividades sociales y culturales.

El local, en una planta baja, estaba cerrado. Pertenecía a Catalunya Caixa. Y Catalunya Caixa fue intervenida por el estado, antes de que quebrase. Nacionalizada.

Para aliviar su deuda, Catalunya Caixa se puso a cerrar sucursales. La de la Travesera de Gracia era una de ellas.

Sin embargo, ese local fue ocupado como una acción simbólica para protestar por la crisis y la deuda hipotecaria. Según informaba La Vanguardia, “albergaba diferentes colectivos asamblearios vinculados al barrio, como la Assemblea de la Vila de Gràcia o el grupo Xaingra –promotor de un conocido mercado de intercambio trimestral–. Acogía numerosas charlas de temática anticapitalista y diferentes servicios autogestionados que aspiraban a atender gratuitamente las necesidades de los vecinos con menos recursos y de los que buscan formas de vida alternativas, por ejemplo un banco de alimentos, una asesoría de vivienda, una biblioteca, un ‘ropero’ y clases de idiomas, costura o tai-chi”. Lo llamaron Banc Expropiat.

En 2013, el propietario del local, el estado, lo vendió a un promotor inmobiliario que lo quiere destinar a una actividad comercial. Este promotor exigió el desalojo del local.

En 2015, cuando el propietario estaba a punto de desalojar el local, llegó el alcalde de la ciudad y le pagó el alquiler por un año: 66.500 euros. Según La Vanguardia, el alcalde, el conservador Xavier Trias, estaba “a las puertas de elecciones”. Según eldiario.es, los ocupantes no sabían que la alcaldía estaba pagando el alquiler.

Pero Trias perdió las elecciones. Cuando llegó el equipo de Ada Colau, los ocupantes se enteraron de que la alcaldía pagaba el alquiler y le dijeron a Colau que  no deseaban “paternalismos”. Colau suspendió el acuerdo con el propietario. Entonces, el propietario del local exigió que los colectivos abandonaran el sitio.

Estos colectivos entonces lanzaron una amenaza a Ada Colau y a sus concejales: nos convertiremos en vuestra “peor pesadilla”. Hace varios días, cuando la policía entró para desalojar el local, estos colectivos lanzaron anuncios incendiarios por Twitter diciendo que se concentrarían en las plazas cercanas e intentarían volver a ocuparlo. Se prendió la mecha de las protestas.

Por la noche, varios grupos intentaron volver al local. Entonces se desataron las batallas campales entre los colectivos y los Mossos d’Esquadra. La policía detuvo a un manifestantes y les abrió ficha policial.

Un concejal del ayuntamiento se comunicó con la policía para persuadirles de que no abrieran ficha a los ocupantes y manifestantes. A la policía no le gustó el gesto porque varios Mossos habían resultado heridos aparte de ser insultados.

Colau ofreció otro local a los ‘okupas’ pero los colectivos se negaron porque no querían más ‘paternalismo’. Querían ese local.

Colau les dijo que el desalojo lo promovió el propietario. De paso afirmó que el anterior alcalde pagó al alquiler para evitar “ruido”, es decir, para conservar la paz social, según informaba eldiario.es. Todo se debe a que hace años, Trias sufrió terribles manifestaciones por un desalojo parecido, el de Can Vies.

Esta de Gracia es la primera gran manifestación contra la gestión de la alcaldesa. Una gran contradicción porque la alcaldesa simpatiza con estos movimientos, pero no quiere pagar el alquiler. Prefiere cederles otros edificios públicos, según ha dicho, pero los ocupantes se niegan.

Colau, según la Vanguardia, se ha preguntado ‘quién hay detrás” de estas manifestaciones.

Entre los manifestantes contra el desalojo y contra Colau estaban un concejal de la CUP, el partido anticapitalista que apoyó a Colau en su investidura como alcaldesa de Barcelona.

 

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas