Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Las ideas más chocantes de Gustavo Bueno, el pensador inesperado

9 agosto 2016 - 9:00 - Autor:

Me hubiera gustado conocer a Gustavo Bueno, el filósofo riojano que acaba de fallecer. Sobre todo porque era un pensador inesperado. Un marxista cuyas ideas serían aborrecidas por los marxistas de hoy. Demócrata que atacaba a los demócratas. Republicano que prefería la monarquía. Españolista que detestaba a los nacionalismos y que abogaba por la pena de muerte.

El diario El Comercio de Gijón ha desplegado varias páginas de su edición del lunes para expresar el pensamiento de Bueno. Voy a hacer una recopilación de sus mejores frases.

ETA. Hay que “eliminar a los terroristas de ETA como las alimañas que son”.

Pena de muerte. “A quien mata a 200 niños hay que darle la pena de muerte sobre la marcha” (a propósito de la matanza perpretada por terroristas en una escuela de Rusia).

Islam. “No creo que todos los musulmanes sean terroristas, pero muchos sí”.

La II República. “La II República fue, en realidad, un golpe de estado”.

Aborto. “Las mujeres que abortan deberían ser multadas por negligencia”. Calificó a la ley de plazos de Zapatero como una ley “que puede convertirse en un nuevo método anticonceptivo”.

Dación en pago. “La dación en pago trastorna el fundamento de nuestra sociedad no comunista”.

Afectados por las preferentes. “¡Haber leído la letra pequeña!”.

TV. “Gran Hermano’ es un estudio de hombres como chimpancés”.

La Transición. “No fue más que una continuación del plan Marshall”.

Los nacionalismos. “Un peligro real para España”.

Estado federal. “Si la república tiene que ser federal, me paso a la monarquía”.

Por estas opiniones, fue atacado por extremistas de izquierda y de derechas.

Gustavo Bueno nació en Santo Domingo de la Calzada, en La Rioja, en 1924. Estudió Filosofía en Zaragoza y a los 24 años comenzó a trabajar de catedrático en un instituto femenino en Salamanca.

En 1960 obtuvo la cátedra de Historia de la Filosofía y los Sistemas Filosóficos en la Universidad de Oviedo. Allí estuvo hasta 1998. Marxista crítico, desarrolló un pensamiento llamado materialismo filosófico que consiste en deducir todo de la materia, sin invenciones ni creaciones fantasmales.

Uno de los puntos más importantes de este materialismo filosófico es la teoría del cierre categorial. Para explicarlo, hay que entender que una parte de la filosofía se dedica a estudiar cómo conocemos el mundo. ¿Vemos todos los mismos colores? ¿Cómo percibe la realidad un ciego? ¿Podemos conocer a Dios? ¿Nuestros sentidos nos engañan?

Conocemos la realidad por nuestros sentidos, y por nuestras observaciones y reflexiones. Es lo que hay. Las ciencias empíricas son observaciones, pero Bueno pensaba que no se debe depositar en las ciencias una verdad total que nos explique el mundo como podría ser una religión o los mitos legendarios griegos.

Las ciencias solo se dedican a inventar términos que se refieren a las cosas de la materia. Y ahí acaba todo. Se cierran o encierran en sí mismas. Su campo de conocimiento solo se mueve en las ciencias. Si decimos E=m.c2, que es la teoría de la relatividad de Einstein, no estamos revelando una realidad o una verdad cósmica sino solo una fórmula objetiva que se relaciona con el comportamiento de la materia.

Bueno murió en un hermoso pueblecito de Asturias cerca de Llanes: Niembro. Su mujer había fallecido dos días antes.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas