Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Mamá, yo de mayor quiero ser comunista como Fidel Castro: mola más

30 noviembre 2016 - 13:47 - Autor:

Uno de los mejores artículos que se han escrito sobre el tratamiento informativo de la muerte de Fidel Castro fue la comparación que hizo Bosco Martín Algarra en lainformacion.com (Pinchar aquí)

Mostró las portadas de varios diarios cuando informaron de la muerte de Castro y la de Pinochet. Cuando hablaban de Castro, los diarios más a la izquierda titularon que había muerto el líder de ‘la revolución’, ‘es historia’, ‘símbolo del sueño revolucionario’, ‘fulgor y muerte’. Pero hablaban de ‘dictador’ o ‘criminal’ cuando se referían a Pinochet. Algunos diarios más conservadores, como Abc, usaron la palabra ‘tirano’ para Fidel y ‘criminal’ para Pinochet.

Creo que eso define la coherencia de unos, y la incoherencia de otros.

Hay que reconocerlo: ser o haber sido comunista es muy cool. Si yo hubiera sabido esto de pequeño, le habría dicho a mi mamá que de mayor querría ser comunista. Mola más.

Pero, ¿no es un poco contradictorio todo eso?

Hablemos de Fidel Castro. Cuando alguien llega al poder, puede hacer las cosas de tres formas: mejor que el anterior, igual que el anterior o peor que el anterior. ¿Cómo lo hizo Castro?

Los que defienden su legado presentan varias pruebas: la alfabetización de todo el pueblo, el sistema sanitario, el impulso del deporte y la independencia de la influencia norteamericana.

Vale. Admitido.

Pero hay que contar todo.

-Las expropiaciones que en realidad fueron confiscaciones y robo.

-La persecución y encarcelamiento de los disidentes.

-Los fusilamientos de los opositores.

-La expulsión o huida de cientos de miles de cubanos.

-La existencia de un único partido único y sus consignas.

-La educación ideológica desde la escuela a la universidad, para proclamar los principios de la revolución.

-La anulación de la libertad de expresión.

-La censura de libros escritos por disidentes.

-La mordaza policial permanente.

-El espionaje de los ciudadanos sospechosos, que eran muchos para el régimen.

-La prohibición de manifestarse públicamente contra el régimen.

-La persecución religiosa y expropiación de sus templos.

-El hundimiento de la economía cubana.

-El empobrecimiento del país y la imposición de la cartilla de racionamiento.

-La dependencia de la Unión Soviética.

-La incapacidad de ser independientes cuando cayó la URSS.

-El hundimiento del sistema sanitario por falta de medicamentos o de equipos.

-La prohibición de viajar al extranjero con entera libertad.

-El fracaso agrícola.

-La creación de una casta dirigente que gozaba y goza de privilegios que no tiene el pueblo.

-La creación de un turismo sexual vergonzoso.

-La preparación y financiación de guerrillas por toda Latinoamérica y África.

-Y encima, la influencia sobre la rica Venezuela pues aplicando la doctrina castrista ha logrado destruir ese país, crear la mayor inflación del universo, y matar a la gente por falta de medicinas.

Voy a repetirlo. Cuando alguien llega al poder, puede hacer las cosas mejor que el anterior, igual que el anterior o peor que el anterior. Está claro que Castro lo empeoró.

Pero según Pablo Iglesias, Fidel Castro era ‘un referente’. Eso quiere decir que cualquier gobernante español, Rajoy, por ejemplo, podría aplicar esta lista de barbaridades y ser considerado referente, ¿no?

Es más, en España, los gobernantes ya han hecho la parte bonita de ‘la revolución’. Alfabetización total, uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo y con deportistas apreciados en el planeta por sus hazañas. Si sumásemos todas las barbaridades que se han cometido en España por nuestros políticos no le llegarían al talón a las que hizo Fidel Castro. Por cierto, que Castro gobernó durante décadas sin repuesto. ¿Admitirían los amantes de Castro que Rajoy o Aznar o Zapatero o González se hubieran perpetuado eligiéndose a sí mismos?

Pero claro, decir que Fidel Castro era un ‘referente’, es cool. Mola.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas