Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los trucos de la mejor presentación de la historia: Jobs y el iPhone en 2007

9 enero 2017 - 20:00 - Autor:

Hace diez años, Steve Jobs presentó su primer iPhone.

La presentación tuvo lugar en la MacWorld de San Francisco, un evento fascinante donde la empresa de tecnología presentaba a sus bebés.

La presentación de Jobs no solo fue un acontecimiento inolvidable por el hecho de que una empresa de ordenadores se dedicara a hacer teléfonos ahora, sino porque esa presentación de Jobs de 50 minutos, ha quedado para la historia como una de las mejores del mundo.

Es decir, tiene todos los elementos que se enseñan en las escuelas de oratoria modernas, en las clases de comunicación y en los cursos de Power Point.

¿Cuáles era esos elementos?

1. Intriga. En los primeros momentos Jobs hace su entrada en silencio. No dice: ‘Hola soy Jobs y vengo a hablar de mi teléfono’. Todo lo contrario, su silencio crea un enorme tensión.

2. Adelanto de algo grande. Su primeras palabras crean más ansiedad: “He estado esperando esto desde hace dos años y medio”.

3. Insistencia de que es algo muy muy grande. “Una compañía tiene suerte si da con un producto grande en su existencia y nosotros ya hemos presentado dos que cambiaron la industria” (O sea que hoy será el tercero, piensa la audiencia).

http://youtu.be/JGRPYbyrQnY

4. Error inadvertido. Jobs tiene un traspié pues se adelanta diciendo “Apple ha logrado… Bueno, primero que todo, tienes suerte si lanzas uno en toda tu vida”. Es decir, no pide perdón y la gente no lo nota.

5. Lenguaje del cuerpo. Mientras dice que el Macintosh cambió toooooda la industria, lo dice moviendo el brazo de un lado para otro.

6. El desconcierto. “Hoy vamos a presentar tres productos revolucionarios”. (Ah, ¿pero no era solo uno?, piensa la audiencia)

7. Sigue el desconcierto. “No son tres, sino tres en uno”. (Nos ha engañado, qué genial).

8. La broma. “Y esta es la imagen” (un iPod con un dial de teléfono antiguo, risas)

9. La ansiedad. “Pero antes de presentarlo, dejadme presentar otros móviles”.

10. Los malos de la peli.  En la pantalla, los móviles de los competidores. “El problema de los otros teléfonos es que no son ni inteligentes ni fáciles de usar”.

11. Las imágenes evidentes. Muestra los teclados de los otros móviles llenos de botones con una pantalla pequeña.

12. La sorpresa 1. El iPhone tiene una sola pantalla.

13 La sorpresa 2. No tiene puntero.

14. La sorpresa 3. Tiene su propio sistema operativo.

15. La frase inteligente.”La gente que se preocupa del software debe hacerlo ella su propio software”, de Alan Kay.

16. Palabras que se repiten. Revolucionario, mágico, precioso, maravilloso, estupendo…

17. Los records del iPhone. Más fino, más pixels, más conectividad, un solo botón, sensor de proximidad al oído para que se apague la pantalla, sensor de luz, acelerómetro, arrastre inercial, calidad de sonido…

18. La caja mágica. Jobs usa su iPhone para hacer llamadas e ir descubriendo  sorpresas y utilidades a la audiencia, como si estuviera sacando cosas de una caja mágica de un prestidigitador. En vivo y en directo.

19. Inserción de videos y de fotos de gran calidad. Muestra series de televisión y hasta trozos de película como Piratas del Caribe. ¡Y música!

20. Terminar con una sorpresa. Anuncia la presencia del presidente de Google, con quien trabaja codo a codo para hacer aplicaciones para el iPhone.

La charla sigue exhibiendo en las escuelas de negocio como un ejemplo de cómo romper con las charlas y presentaciones aburridas. Hasta los silencios de Jobs dicen mucho.

Dato importante: Jobs la ensayó muchas veces la presentación y, como muestra en un momento, estaba todo anotado. Improvisación, nada de nada.

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas