Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Estos son los truquitos de las empresas del Ibex para controlar la información

21 marzo 2017 - 23:42 - Autor:

Una vez, un director de comunicación me explicó el truco del ‘elefante morado’. Me dijo: “¿Sabes cómo hacer pasar desapercibido un elefante morado en la Gran Vía? Pues entre una manada de elefantes morados”.

Se refería a que las notas de prensa con malas noticias pasaban desapercibidas cuando se hacían públicas en medio de un vendaval de notas de prensa. Eso suele suceder cada trimestre, cuando las empresas de Bolsa están obligadas a dar sus resultados. Mi amigo emitía la suya en plena vorágine y así los periodistas no se daban cuenta.

Otro truquito consistía en poner lo peor al final de la nota de prensa, “esa parte que no leen los periodistas”, me dijo mi amigo.

La relación entre las empresas del Ibex y los periodistas económicos es siempre muy compleja. Las empresas solo quieren que se cuenten lo bueno, pero a veces los periodistas encuentran cosas no tan buenas.

La Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) acaba de emitir una nota donde se queja de que un grupo de compañías del Ibex se resisten a convocar ruedas de prensa para explicar de forma abierta sus resultados anuales.

Esas empresas que se resisten son: Endesa, Gas Natural, Repsol, Iberdrola, ACS, Acciona, Gamesa, Indra, Sacyr, Acerinox, AENA, Amadeus, Enagás, Ferrovial, Grifols, Meliá, Mediaset, Merlin Properties, Técnicas Reunidas,  y Viscofán.

Entonces, se preguntarán ustedes, ¿cómo se comunican con la prensa? Lo hacen mediante el viejo método del telefonazo. Llaman al periodista de confianza y le sueltan lo que les interesa. Suele ser una información exclusiva, no de mucha relevancia, pero suficiente como para que ese periodista le diga a su redactor-jefe que tiene algo exclusivo.

De este modo, los directores de comunicación controlan el mensaje. El problema es que en lugar de mensaje, eso da lugar a veces a ‘masajes’.  La mayor parte de la prensa económica publica cada día notas de prensa o filtraciones interesadas. Es un poco decepcionante porque muchas parecen gacetillas rosa.

Hay además un entendimiento cordial entre los departamentos de comunicación y los periodistas, pero eso no debería afectar a la información porque al final quien sale perdiendo es el consumidor o el accionista.

No digo que los periodistas tengamos que disparar, sino escribir la verdad. Hasta el ejecutivo y la empresa más capaz tiene sus zonas de sombra. No se cae el planeta por contarlas.

La Asociación de Periodistas de Información Económica, de la que formo parte, trata de presionar a las empresas del Ibex para que sean cada vez más transparentes y ofrezcan sus resultados anuales en ruedas de prensa con asistencia del principal directivo. La APIE acaba de pedir lo siguiente: “Consideramos que entre las funciones de un Presidente, Consejero Delegado o Director General, debe estar la de someterse a las preguntas de los periodistas ya que son interlocutores de sus públicos objetivos: clientes, empleados, usuarios o ciudadanos”.

Es decir, pedimos que sean transparentes de verdad. Pues a todas las empresas del Ibex les encanta poner en sus memorias las cifras y los cuadros, auditadas por las grandes firmas auditoras, y escribir al final que ‘cumplimos así con nuestro compromiso de transparencia y responsabilidad social’.

¿Perdón? Una memoria no es un reflejo fiel. Es la cara de la empresa ante la sociedad. Muchas cosas están ‘arregladas’. La prueba es que cada cierto tiempo, una gran empresa o banco se hunde y resulta que el auditor interno y externo no lo vio venir.

Las ruedas de prensa abiertas consisten en encuentros donde los periodistas económicos pueden preguntar libremente sobre las cuentas. Los entrenadores de fútbol se someten a una rueda de prensa abierta después de cada partido. Repito, de cada partido.

Así que, si los entrenadores lo hacen semanalmente, los principales responsables de las empresas deberían hacerlo también periódicamente. Ser más abiertos y transparentes.

 

 

 

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas