Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Un ejercicio lingüístico para entender lo que sentimos sobre Cataluña

30 marzo 2017 - 0:04 - Autor:

Hay un juego lingüístico que consiste en sustituir palabras de un texto por otras para comprender ciertas cosas.

El texto que sigue está tomado de El Mundo y trata del Brexit y de las consecuencias que tendrá para la UE. Imaginen que sustituimos Reino Unido por Cataluña, y Merkel por Rajoy. Saldría esto.

Rajoy añadió que España quiere que Cataluña siga siendo un “socio estrecho” de la Unión Europea porque Cataluña es “parte de Europa” y tiene “mucho” en común con el resto del continente, empezando por los “valores”.

“La UE es una historia de éxito única y lo sigue siendo tras la salida de Cataluña”, subrayó.

El presidente manifestó que ni España ni ningún otro socio europeo desea la marcha de Cataluña, porque significa perder “un socio importante y fuerte”, pero que los 27 miembros restantes de la UE respetan esta “decisión democrática” del pueblo catalán de separarse de la UE.

¿Tiene sentido? Bastante. Para todos. Para los europeos, para los españoles y en especial para los catalanes. Nadie quiere que Cataluña se vaya de España ni de la Unión Europea. Pero lo uno conllevará a lo otro. ¿Pueden leerlo otra vez para convencerse de que no conviene a nadie?

Si lo dudan, les invito a que continúen sustituyendo las palabras. Cada vez que lean algo sobre el Brexit, sustituyan Theresa May por Puigdemont. Y Reino Unido por Cataluña. Habla por sí solo.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas