Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Una opa de Gas Natural a Endesa? Por favor, busquen una camisa de fuerza

3 julio 2017 - 21:32 - Autor:

La firma de análisis Intermoney dice que tendría todo el sentido del mundo una opa de Gas Natural por Endesa. Un documento obtenido por lainformacion.com daba las pistas. “La combinación de Gas Natural-Endesa daría lugar a una compañía líder en España, con unas cuotas elevadas, que alcanzarían el 30% de la potencia eléctrica peninsular (frente al 26% de Iberdrola), el 57% de la distribución eléctrica (frente al 35% de Iberdrola)”.

¿Y a qué precio? Pues 23,3 euros por acción, lo que supone valorar Endesa en 25.000 millones de euros.

No dudo de la seriedad del informe, y los fundamentos analíticos. Pero es que esto me recuerda uno de los hechos más absurdos de la historia económica española: la opa de Gas Natural por Endesa en 2005. No porque fuera irracional, sino por el teatro que se montó.

Yo la viví como periodista económico, y parecía una opa de Cataluña para comprar Madrid. Entonces, Gas Natural estaba (y está) controlada por La Caixa. En aquel año, Cataluña estaba controlado por el tripartito, una alianza de izquierdas compuesta por ERC, PSOE y Los Verdes.

Dado que las cajas eran controladas por el poder político, todo esto significaba que la Generalitat iba a controla Endesa, y la energía de medio país. Había una conspiración catalana de fondo para estrangular a todos los españoles con la energía.

Cosas como esa escuché. Entonces, solo el 16% de los catalanes se declaraba independentistas, según las encuestas.

¿Y en qué ha cambiado ahora la situación?

Pues… veamos.

Gas Natural sigue estando controlada por La Caixa. Pero ahora se llama Caixabank porque ya no es una caja de ahorros: es un banco.

La Generalitat está controlada por una alianza de independentistas radicales (de derechas a izquierdas) que en octubre quieren plantear un referéndum para saber si los catalanes quieren salirse de España. Creo que les da igual lo que pase con Endesa, la verdad. Les importa un pito.

Por cierto, no puedo evitar contar el teatro de aquella opa. En 2005 Gas Natural ofreció unos 21 euros, y la acción estaba a 19 euros. Es decir, los precios son casi los mismos.

Los empresarios de Madrid tacharon a los catalanes de tacaños por ofrecer tan poco dinero. El presidente de Endesa, Manuel Pizarro, casi se envolvió en la bandera española para rechazar aquel ataque catalán. Esgrimió la Constitución y todo.

Se llegó a decir que era mejor que Endesa cayera en manos alemanas (Eón) que catalanas. En los cenáculos de Madrid, los empresarios se abrían las venas al hablar de esta opa insensata. Las consultoras de relaciones públicas estaban despiertas 24 horas al día, tratando de convencer a los periodistas de si era mejor Madrid o Barcelona. Parecía una final de la Champions entre el Real Madrid y el Barça, con todos los odios posibles. Y la publicidad inundaba a la prensa económica, apoyando una u otra postura.

Al final de aquella batalla, Endesa acabó en manos… italianas. Enel. Gran jugada. Los accionistas estaban contentos porque les pagaron hasta 40 euros por acción.

¿Y de la conveniencia para España?

Pues ahí sigue Endesa, una empresa que trata de modernizarse, pero que sigue arrastrando la imagen de ser anticuada.

Yo no sé si la supuesta operación de compra de Endesa por Gas Natural ahora tiene sentido o no. Parece que sí en términos industriales  y de economía de escala. Pero si se ejecuta, pediré que me aten a un árbol porque me entrarán ataques de risa. Hace diez años era una vejación. ¿Y ahora?

Lo único que sabemos es que, según Intermoney, si se ejecuta la operación, Enel terminaría de recuperar su inversión en España y ganaría bastante dinero. Parte de ese dinero iría al estado italiano, porque Enel es en parte una empresa pública italiana.

En serio, busquen una camisa de fuerza para atarme.

Carlos Salas

El físico Stephen Hawking dice que todo se puede explicar con palabras y con dibujos. La economía también. Por eso me he empeñado en explicar la economía para todo el mundo con descripciones visuales: perfiles que parecen fotos, reportajes que parecen películas… Llevo más de 25 años en la prensa económica y creo que cada vez hay más interés en la economía. He pasado por Actualidad Económica, El Mundo, Capital, El Economista y Metro, y en todos esos medios he tratado de acercarme al lector de una forma amena, convirtiendo lo incomprensible en digerible, a veces con humor.

Páginas